Estimados jóvenes: Disfruten de la vida. Pero que sea sanamente. Vivir adecuadamente esa vitalidad ni les hace daño ni pueden hacer daño a otros. Den gracias a tantas personas y acontecimientos cada día por lo mucho que han recibido. Es saludable saber dar gracias.
También ejerciten el servicio, la ayuda a otros. Todo lo que signifique dar y darse. Háganlo generosamente.
Pero también habrá muchos momentos de confusión, lo mismo que de adversidades. Aquello en lo que ustedes sean responsables, asúmanlo con humildad y valentía, también con decisión de superarlo. Aquello en lo que no son responsables pero les afecta, no se derrumben ni agredan. Podemos no ser responsables de lo que nos sucede, pero sí somos responsables de la actitud que tomamos ante eso. Afróntenlo con tenacidad y esperanza. Que las amenazas se conviertan en oportunidades.
Reciban un saludo afectuoso en este Año de la Juventud.
Tehuacán, Pue., 23 de noviembre de 2017
+ Rodrigo Aguilar Martínez
Obispo Electo de San Cristóbal de las Casas